El terrible mito del colchón ortopédico

En Colombia se tiene la falsa creencia de que un buen colchón debe ser firme y ortopédico, pero hoy queremos desmentir este mito. El colchón ciertamente debe ser firme, pero en su núcleo, de manera que no se pandee y tu espalda no se arquee; al mismo tiempo debe ser adaptable y suave en sus capas superiores para evitar los puntos de presión. La silueta humana no es recta, tenemos curvas, dormimos en diferentes posiciones y con mascotas o personas en el mismo colchón, pero eso el colchón debe adaptarse a cada dinámica para que el cuerpo pueda descansar de manera natural. 

Esta es la forma natural de tu columna

La siguiente imagen  imagen explica cómo a través de un estudio en los cuales se instalaron sensores térmicos para determinar cómo se comportaba el cuerpo en un colchón ortopédico y en un colchón con materiales de espuma de memoria. 

Con resortes

Acá puedes observar cómo las zonas de colores naranjas y rojas son aquellas que no reciben el soporte adecuado pues el colchón ortopédico trata es de volver recto tu cuerpo cuando naturalmente no lo es. Lo que produce que cuando duermas no se relaje correctamente tu cuerpo y desarrolles dolores al dormir. 

Con espuma con memoria

Cuando el cuerpo descansa en un colchón hecho con Látex, Memory Foam y Poliuretano HD claramente se ve cómo los puntos de presión que se observaban en un colchón tradicional no existen cuando la persona duerme en un colchón como Boxi. Tu cuerpo se relaja, descansa y en consecuencia el sueño es mejor. 

Muchas personas se toman a la ligera el elegir un colchón, buscan el precio más barato, se dejan llevar por vendedores que quieren sacar la mejor comisión por venta, o tienen como verdad que lo mejor es un colchón ortopédico (esta último se recomienda por un médico en caso muy especiales). La verdad es que la salud se ve seriamente afectada y no es justo para los colombianos que su salud y los aproximadamente 25 años que pasan durmiendo en un colchón, sean en un colchón que afecte tus días y noches. La próxima vez que vayas a comprar un colchón asegúrate de asesorarte para que tu salud no pague más que tu bolsillo.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *