Almohadas: cómo elegir la ideal para un buen descanso

¿Quién no ha pasado alguna vez una mala noche? Ver cómo pasan las horas mientras damos vueltas en la cama es terriblemente agotador. Cuando amanece y oímos el despertador, sentimos como si hubiéramos corrido una maratón mientras el resto del mundo descansa.

Nos duele la cabeza, el cuello, la espalda… No logramos concentrarnos. Nuestra jornada laboral se vuelve una carga. Ser productivos se vuelve imposible.

Seguro que habrás oído muchas versiones sobre lo que ocasiona el insomnio. ¿Pero sabías que, en gran medida, esto se debe al no escoger las almohadas que se ajustan a nuestras necesidades?

Las almohadas y tu contextura

 

Sí, es cierto. Para relajarnos y dormir profundamente necesitamos escoger las almohadas que se ajusten a nuestra contextura. Cabeza, cuello y cervicales deben quedar alineados cada vez que dormidos.

 

Con frecuencia, consideramos que entre más altas y abullonadas son las almohadas, más cómodas serán. Falso. Si tu cabeza y cuello quedan en una posición que implica un esfuerzo permanente, te generas dolores impiden relajarte.

El objetivo primordial de las almohadas es favorecer una posición adecuada de la columna. Busca siempre las que se ajusten a tu posición para dormir, así como a tu peso y altura.

 

Entre más bajo y liviano seas, más pequeñas deben ser tus almohadas. Lo ideal es que al dormir, formes una línea recta con tu cuerpo. De esta manera, tus músculos podrán relajarse. Y así tendrás la respiración  adecuada y lograrás descansar plácidamente.

 

energy pillow boxi

 

Los diferentes materiales de las almohadas

Otro punto importante que debes tener en cuenta: el material del que están hechas tus almohadas. Que no sean ni muy blandas pero tampoco muy rígidas. Y por supuesto, que no te causen ningún tipo de alegría.

  1. Algodón: es un material blando y agradable. Sin embargo, no mantiene su forma inicial por mucho tiempo. Es ideal para personas de poco peso. Si transpiras de noche, no es recomendable para ti. El sudor se acumula y no se limpia fácilmente.
  2. Plumas: suelen ser de pato o de oca. Son almohadas bastante blandas. No son las mejores para personas robustas pues se deforman fácilmente. Si duermes boca abajo, está puede ser tu opción. A veces causan alergias.
  3. Espuma: las encuentras en diferentes tipos de densidad. Algunas son anatómicas: vienen en forma ondulada para adaptarse a la forma de tu cabeza y cuello. Son almohadas Ideales si duermes boca arriba.
  4. Sintético: el relleno más común es el de poliéster. Son blandas, pero no muy suaves. Ideales para personas delgadas.
  5. Látex: son almohadas antialérgicas, transpirables y fáciles de lavar. Se adaptan fácilmente a diferentes posturas. Sirven para todo tipo de contextura corporal. No se deforman con facilidad.

almohadas lavables de colores

Y entonces, ahora que ya sabes la importancia de tener una buena almohada, ¿cuál es la ideal para ti?

En Boxi sabemos que todos somos diferentes por esto diseñamos diferentes tipos de almohadas que se adaptan a tus necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *